Make your own free website on Tripod.com
  IXTUS, Arte al Servicio de Dios  
Quienes somos    QUIENES SOMOS
Actualidad    ACTUALIDAD
Agenda    AGENDA
Webs Amigas    AMIGOS
MP3 Católicos    MP3 CATÓLICOS
Déjanos un mensaje    CONTACTO
Downloads    DOWNLOADS
Lista de Parroquias de Lima    PARROQUIAS
Imágenes y Clipart's    CLIPART'S
Publicaciones    PUBLICACIONES
Poesía    POESÍA
Libro de Visitas    LIBRO DE VISITAS

Contacto con el Webmaster



Inicio / Actualidad / El Fondo Cristiano del Señor de los Anillos


El fondo cristiano de El Señor de los Anillos

Los grandes libros tienen mucho que temer a las películas de Blockbuster. Y la adaptación cinematográfica de Peter Jackson del Señor de los Anillos, podría no ser la excepción. Los nuevos fanáticos de Tolkien que ingresan al mundo de la Tierra Media de Tolkien podrían no preocuparse por leer su obra, y lo más triste es que podrían dejar de conocer la imaginación católica que la inspiró.

Incluso entre los fantasiosos devotos que reconocen a Tolkien como el padre del género moderno, pocos saben que Tolkien insistía en que El Señor de los Anillos es "fundamentalmente un trabajo religioso y católico". Probablemente, esto se convierte también en una sorpresa para muchos católicos.

Lectores de El Señor de los Anillos probablemente no encuentren una "Tierra Media Católica" buscando las sutiles referencias al Evangelio Cristiano o símbolos católicos ocultos –Tolkien rechazaba este tipo de análisis–, pero podrían encontrar esto al contemplar las motivaciones de Tolkien como escritor.

Si hubiera que definir la personalidad de J.R.R. Tolkien, sería ineludible aludir a su condición de católico. Esta condición impregnó su obra de manera sutil pero indeleble. Su libro cumbre, "El Señor de los Anillos", cuya adaptación a la gran pantalla acaba de estrenarse, posee, según han constatado numerosos críticos literarios, un indiscutible poso cristiano.


Tras quedar huérfano a los doce años, Tolkien fue acogido por el padre Francis Morgan, un jesuita de origen hispano-galés que tuvo una gran influencia en su vida. "Siempre tuve la súbita y milagrosa experiencia del amor, del cuidado y del humor de Fray Francis", dijo de él. ¿Se puede ver a la Virgen y al Espíritu Santo en su obra cumbre? Algunos así lo creen.

La madre de Tolkien se convirtió al catolicismo en 1900, cuando su hijo John Ronald Reuel tenía ocho años. La conversión de Mabel Tolkien le supuso un alejamiento de su familia y, por tanto, un acortamiento de sus medios económicos. Mabel Tolkien murió en 1904 y John Ronald, que entonces tenía 12 años, siempre atribuyó su muerte a la incomprensión y dureza de corazón de sus parientes anglicanos. En una carta de 1958, en la que se definía a sí mismo, Tolkien sentenciaba: "Soy cristiano (lo que puede deducirse de mis historias), y católico apostólico romano". Sus convicciones religiosas las llevó a las páginas de sus libros, como ha recogido Humphrey Carpenter en la biografía que escribió de Tolkien. En ella, Carpenter reconstruye una de las múltiples conversaciones que mantuvieron Tolkien y Jack Lewis, ambos profesores de Oxford.

"Venimos de Dios e inevitablemente los mitos que entretejamos, aunque contengan error, también reflejarán un fragmento desprendido de la auténtica luz, la verdad eterna que está con Dios. Nuestros mitos pueden estar errados, pero se encaminan, aunque temblorosamente, hacia el verdadero puerto, mientras que el progreso materialista sólo conduce a un abismo abierto y a la Corona de Hierro del poder del Mal", dijo Tolkien en aquella ocasión.


Similitudes con el Cristianismo

Son innumerables las similitudes que guardan "El Señor de los Anillos" y la teología católica. Por ejemplo, en una carta de 1971, Tolkien afirmaba que la imagen de Galadriel, un personaje de su libro, guardaba una semejanza con la Virgen María. "Creo que es verdad que este personaje debe mucho a la enseñanza cristiana y católica acerca de María y de la presentación de su imagen, pero en realidad Galadriel era una penitente", aseguró en aquella ocasión.

La Encarnación de Cristo encuentra un interesante paralelismo en "El Señor de los Anillos". En "El Anillo de Morgoth", Finrod, uno de los personajes, dice que "si Eru (Dios) no desea abandonar su obra a Melkor (el diablo), Eru debe venir a vencerle. Si Eru deseara hacer esto, no dudo que encontraría un modo, aunque no puedo predecirlo. Pues, así me parece a mí, incluso si Él en sí mismo hubiera de entrar en el mundo, Él debería también permanecer como es, el Autor en el exterior. Y sin embargo, Andreth, para hablar con humildad, no puedo concebir de qué otro modo podría alcanzarse la cura".

Algunos críticos también encuentran la huella del Espíritu Santo en el libro. En el Ainulindalë, cuando Eru muestra a los Ainur la visión generada a partir de su música, les dice: "¿Eá! ¿Que sean estas cosas! Y enviaré al vacío la Llama Imperecedera, y se convertirá en el corazón del Mundo, y el Mundo será".

La vida eterna, uno de los pilares del cristianismo, también cabe en la obra de Tolkien. La visión de Finrod en el mismo Athrabeth es elocuente: "Todo el tiempo que hablábamos de la muerte como la división de lo unido, yo pensaba en mi corazón en una muerte que no es así, sino el fin de ambos. [...]

Y entonces repentinamente contemplé como en una visión a Arda Rehecha. Y allí los Eldar, completa su historia, pero no finalizada, podían vivir para siempre en el presente, y caminar allí, quizás, con los Hijos de los Hombres, sus libertadores, y cantarles canciones que, incluso en el Gozo más allá del Gozo, hagan resonar los verdes valles y resonar como arpas".

Carlos Márquez Linares, PUP, 21.XII.01


arriba

 



    Inicio |  Quienes somos |  Contacto |  Libro de Visitas